B.S.O.


BUFFALO '66. 1999. Vincent Gallo.


Espléndida muestra de lo que es el cine independiente made in U.S.A. Película dirigida, escrita y protagonizada por Gallo a la que también pone una música muy acertada: King Crimson y Yes.

Billy Brown acaba de salir de la cárcel tras cinco años por haber hecho una apuesta que no le salió bien. Miente a sus padres diciéndoles que trabaja para el Gobierno y que está casado con una mujer encantadora. Desesperado tiene que raptar a Layla para presentar a sus padres, la que se enamorará intensamente del secuestrador aunque no reciba nada a cambio y actuará tal como le mande Billy (un hombre con evidentes carencias afectivas y conflictos internos).
 
Indiscutible el egocentrismo de Gallo al ser el centro del largometraje, tal vez pensase que nadie podría in
terpretar mejor que él ese personaje, ya que fue Gallo quien inventó el papel y por tanto el que mejor lo entiende, y no cabe duda de que sería difícil que otro actor le superase ya que representa a Billy Brown a la perfección, totalmente creíble, por lo que resulta una historia bastante real.  Con una gran fuerza emotiva, una mezcla de sentimientos, que fluyen de un modo hostil por parte de Billy (en contraposición a los de Layla) para terminar de una manera totalmente distinta e inesperada. ¿Quién se esperaría que después de haberla estado todo el día mandándola alejarse de él que quisiera tenerla tan cerca...?
Nos habla también de cómo el afecto y el cariño pueden cambiar a una persona, que apenas deja que se le acerquen debido a la marginación que ha recibido en el transcurso de su vida. 

Los planos que consigue Gallo a lo largo de la películas son tan increíbles que hacen que te metas dentro como si fueras parte de ella, como la noche que van a cenar a casa de los padres en la que la cámara se va moviendo a medida que hablan los personajes. 
Una película digna de ver, con unas deslumbrantes representaciones de personajes que resultan ser muy personales cada uno de ellos y que hacen que el conjunto resulte impactante.

No hay comentarios: